azul cian


¿en qué color roncan los muertos?

un ronquido de muerto me ha aplastado el zapato rojo esta mañana
ha sido al levantarme, ha caído azulado salpicándolo todo
y poco se puede hacer ya, cuando la tristeza desparramada envuelve la vida con su fina capa de gasóleo

la hondura del hoyo sellado para asegurar que tu esencia no vuela
las rosas blancas hundidas en el subsuelo sin vida ni muerte
la visión cenital del "hasta siempre, que tú no te has ido"

puse un puente de paja sobre el gran agujero en el que caen todas las cosas, y se quebró en cuanto di el primer paso

recuerda -me dijo- al abismo sin fondo no se le puede poner forma


* Foto del cuadro La muerte de Casagemas, de Picasso (1901).

trampolín



despertó y todo era humo
nada existía, espacio y ausencia
el vacío -no más-

y lo vio claro como a un rayo en mitad de la noche cerrada

acababa de adivinar los trucos del destino para llevarla a su centro
¿tantas curvas y abismos para llegar a este hueco?

tenías que pasar por ahí -susurró-
ahora ya estás en el núcleo
              equipada y lista para sumergirte en el todo

* Imagen de la pintura "Irreality", de Richard Dubure.

la ventana máxima



dicen que tienes toda la piel
y tienes toda la libertad
de volar en la ventana máxima
cosiendo paredes con largas tiras de cabello animal
                                            arrastrando planetas
lo veo y me estremece -diuen que tens tota la pell-
el placer eléctrico de la neurona consciente
que expande el nervio fugaz
de la red que sujeta todos los cuerpos

*Del sueño del mediodía.


pequeño



que la vida es implacable -no lo olvidemos-
más que la muerte
y duele a cada segundo, porque todo lo conecta,
                                                y no deja respiro

que la tierra es salvaje

que el vulnerable lo es más cada día que pasa
y que todos tenemos un propósito tatuado en las venas

julen vino a despertarnos de un largo sueño inconsciente con la dureza de la tierra que se lo tragó

* Imagen del cuadro "Human nature", de Suzanne Paleckzny.



aparición


cuando se para el ruido del mundo
y el aroma se vuelve dorado

-gato blanco, ojos de abismo-
emerge redonda la vida secreta

las voces de los que no están visten
los hilos rojos que cosen la Tierra;
lo eléctrico sacude la Vía Láctea
-de         punta         a         punta-
en una explosión incesante
y todo se empasta y confunde

hasta que vuelva de nuevo el estruendo
y las almas regresen -dormidas-
a sus estrechos cuarteles de invierno

*Imagen del cuadro La Aparición, de Gustave Moreau (1876).

ecosistema

-------------------------------------------------------------------------------------

la sangre estancada en el fondo,
color negro, criadero de malvas,
                                     engendró
                                     -de la destrucción-
un ecosistema de vida nueva

y lo hizo después de la muerte más lenta

llovieron lunas y gotas saladas de mar
tras el descenso de aquel plasma tan denso
que se escurrió cuesta abajo en un tiempo eterno

pasaron edades y espacios
rotaron soles, estrellas

cayeron abismos en la tormenta inaudita,
en el gran desastre final de los que
                        se alejan
de aquel prolífico averno


*Imagen de la pintura Leonora in the morning light, de Max Ernst (1940).
                              

agosto

-------------------------------------------------------------------------------------

tus finas líneas -horizontales- en el diván de la entrada,
reposa el cuerpo,
sonríe tu cabeza -de sangre repleta-
y se eleva el sueño, flotando, hasta el techo

afuera canta la chicharra en
este -otro- domingo de fuego,
en esta montaña bendita
de los que amaban al mundo entero

y lo hace enfadada, como en el fin de los días,
envolviendo el valle en su vulgar ruido de existencia barata

paralizada te observo y la escucho,
les pienso y lo intuyo,
absorvo el conjunto, inspiro la esencia,
y exhalo el reposo de este no-ser
                                        que es todo

*Imagen del cuadro Sleeping Venus, de Paul Delvaux.

gótica


-------------------------------------------------------------------------------------


la vieja madre -en la colina- recuerda que
un tiempo fue madera sin astillas,
que como tierra sin raíces abrazó los pétalos blancos
                     de la rosa seca y encendida

hoy observa -callada- a la niña que se descuelga
de su manita en el balcón,
la que ondea al viento árido del agosto de fuego,
la que vive ajena a la tierra,
al fuego,
a las raíces y a la sangre morada, muy densa;
la que un día se reconocerá en ella y en sus hondos ojos sin pupila

* Dibujo de Federico Marigonda.

cemento

-------------------------------------------------------------------------------------

tu cuerpo es una casa blanca, líquida,
llena de chispas fugaces y eternas

los pies en el techo,
las manos contando acertijos en medio del sueño,
tus brazos largos -pintados- de cielo

el tronco de madera robusta que
cruje y se ensancha cuando inspiras la vida,
derrama la luz sobre el negro cemento que cubre
                         la jaula de tus afiladas costillas

*Imagen del cuadro Evening Walk, de Chris Peters.

nube negra


-------------------------------------------------------------------------------------

dos mil golondrinas sobrevuelan cada mañana esta casa blanca,
         este barco quieto de las alturas,
         el refugio de las horas azules, 
         el palacio -gastado- de todos los vientos 

canto ancestral al son del campanario viejo

los dos cuerpos aun se están despertando cuando ellas 
chillan en su enésimo círculo, 
acabando ya en la vuelta número cien

le gritan al sol y al ensangrentado cielo
que puede que no haya mañana
y quieren que alcemos las manos, la cara, la voz,
que nos lancemos -imprudentes- a este amanecer ilusorio 
                                                                               -tan leve-
mientras caemos en nuestro gran vuelo trivial

* Imagen de la obra Black cloud, de Odd Nerdrum.