suspiro


este tiempo es tan nuestro
que si lo paro, se rompe
           si lo adelanto, me estira

                    y si lo invento, se hace

*Imagen de la pintura Time flies, de Huy Duynh.

aparición


cuando se para el ruido del mundo
y el aroma se vuelve dorado

-gato blanco, ojos de abismo-
emerge redonda la vida secreta

las voces de los que no están visten
los hilos rojos que cosen la Tierra;
lo eléctrico sacude la Vía Láctea
-de         punta         a         punta-
en una explosión incesante
y todo se empasta y confunde

hasta que vuelva de nuevo el estruendo
y las almas regresen -dormidas-
a sus estrechos cuarteles de invierno

*Imagen del cuadro La Aparición, de Gustave Moreau (1876).

ecosistema

-------------------------------------------------------------------------------------

la sangre estancada en el fondo,
color negro, criadero de malvas,
                                     engendró
                                     -de la destrucción-
un ecosistema de vida nueva

y lo hizo después de la muerte más lenta

llovieron lunas y gotas saladas de mar
tras el descenso de aquel plasma tan denso
que se escurrió cuesta abajo en un tiempo eterno

pasaron edades y espacios
rotaron soles, estrellas

cayeron abismos en la tormenta inaudita,
en el gran desastre final de los que
                        se alejan
de aquel prolífico averno


*Imagen de la pintura Leonora in the morning light, de Max Ernst (1940).
                              

agosto

-------------------------------------------------------------------------------------

tus finas líneas -horizontales- en el diván de la entrada,
reposa el cuerpo,
sonríe tu cabeza -de sangre repleta-
y se eleva el sueño, flotando, hasta el techo

afuera canta la chicharra en
este -otro- domingo de fuego,
en esta montaña bendita
de los que amaban al mundo entero

y lo hace enfadada, como en el fin de los días,
envolviendo el valle en su vulgar ruido de existencia barata

paralizada te observo y la escucho,
les pienso y lo intuyo,
absorvo el conjunto, inspiro la esencia,
y exhalo el reposo de este no-ser
                                        que es todo

*Imagen del cuadro Sleeping Venus, de Paul Delvaux.

gótica


-------------------------------------------------------------------------------------


la vieja madre -en la colina- recuerda que
un tiempo fue madera sin astillas,
que como tierra sin raíces abrazó los pétalos blancos
                     de la rosa seca y encendida

hoy observa -callada- a la niña que se descuelga
de su manita en el balcón,
la que ondea al viento árido del agosto de fuego,
la que vive ajena a la tierra,
al fuego,
a las raíces y a la sangre morada, muy densa;
la que un día se reconocerá en ella y en sus hondos ojos sin pupila

* Dibujo de Federico Marigonda.

cemento

-------------------------------------------------------------------------------------

tu cuerpo es una casa blanca, líquida,
llena de chispas fugaces y eternas

los pies en el techo,
las manos contando acertijos en medio del sueño,
tus brazos largos -pintados- de cielo

el tronco de madera robusta que
cruje y se ensancha cuando inspiras la vida,
derrama la luz sobre el negro cemento que cubre
                         la jaula de tus afiladas costillas

*Imagen del cuadro Evening Walk, de Chris Peters.

nube negra


-------------------------------------------------------------------------------------

dos mil golondrinas sobrevuelan cada mañana esta casa blanca,
         este barco quieto de las alturas,
         el refugio de las horas azules, 
         el palacio -gastado- de todos los vientos 

canto ancestral al son del campanario viejo

los dos cuerpos aun se están despertando cuando ellas 
chillan en su enésimo círculo, 
acabando ya en la vuelta número cien

le gritan al sol y al ensangrentado cielo
que puede que no haya mañana
y quieren que alcemos las manos, la cara, la voz,
que nos lancemos -imprudentes- a este amanecer ilusorio 
                                                                               -tan leve-
mientras caemos en nuestro gran vuelo trivial

* Imagen de la obra Black cloud, de Odd Nerdrum.

escenario

-------------------------------------------------------------------------------------

caracolas de un mar estancado sobre el mármol viejo de la cocina 

restos de barro en la bañera azul,
manchas saladas en los -doce- cristales que asoman
a los tejados del mundo pequeño, redondo, finito

atravesando la puerta invisible
              que parte en dos este tiempo,
la mujer se introduce de noche
en la gran galería -que se abre- tras el negro zócalo del salón

arrastra el vestido nuevo entre los ecos de
dos mil madrugadas que no amanecieron,
se encierra en un cuerpo que también es paisaje,

y se arrastra y se araña y se hiere, y nunca halla el final,
solo la intensa penumbra y un extremo sonido de larvas
envolviendo el espacio intermedio del que ya no saldrá

* Imagen del cuadro La aparición, de Antonio López (1963).

nocturno

-------------------------------------------------------------------------------------

hay dolor en ese árbol,
en la cara oculta de la noche perfecta,
en la cama grande y
tus -largos- brazos de cielo

dolor en la risa,
en su insistente letra,
en nuestra pequeña esquina

dolor en el origen,
en la raíz del primer abandono,
en la del llanto pequeño
que nadie escuchó;

líquida fuente del amor roto,
de la -honda- zanja cavada en mi pecho,
un hacha partió en dos a este ser
que aún se busca -impaciente- en
los confines de un hostil universo

*Imagen de una ilustración de Diego Max.

océano

-------------------------------------------------------------------------------------


hoy el mar me ha dicho que vuelva a escribir

que aunque el cuerpo esté abierto,
se puede volver a coser
con estas letras tan blancas

que si la sangre aún brota,
afuera los ángeles escuchan mi voz
-por muda que sea-

que los restos de este naufragio
ya se secan al sol
quejumbroso, gigante, dorado

que después de esta eterna locura
la vida se mueve de nuevo
naciendo
                        despacio

y que los poemas nunca se fueron con él
que solo era él
el que no había estado


* Imagen del cuadro Caminante sobre un mar de nubes, de Caspar David Friedrich (1818).